En la actividad laboral de un profesional de salud se pueden presentar circunstancias de forma inesperada y súbitas que tengan como consecuencia la aparición de situaciones que conlleven peligro para los trabajadores y, en ciertos casos, para la población externa. Todo ello puede ir unido a un riesgo de daño a las instalaciones y al medio ambiente. Cuando ocurre alguna de estas circunstancias, se habla que hay una situación de emergencia.

En la mayoría de los centros sanitarios, según establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el empresario deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y poder adoptar las medidas necesarias para evitar las consecuencias, de forma fundamental en relación a los primeros auxilios, lucha contra incendios y la evacuación de los trabajadores.

Para ello, el responsable debe designar y formar al personal encargado de poner en práctica las medidas y comprobarlas periódicamente.

El conjunto de medidas de prevención y protección previstas y que sean implantadas, así como la secuencia de las actuaciones a realizar ante la aparición de un evento o siniestro deben estar normalizadas por escrito y ser conocidas por las personas que puedan verse afectadas. Al documento que compila todo ello se denomina plan de emergencia.

El centro sanitario es una parte integrante de la organización sanitaria y social, que debe responsabilizarse de su propia seguridad y estar preparado para proporcionar a la población una asistencia completa en las distintas situaciones, normalmente extraordinarias en las que pueda ser requerido.

Se ha de tener en cuenta que cualquier centro sanitario es uno de los principales eslabones de la cadena de atención a las catástrofes y además dentro de lo posible, debe seguir funcionando en todas las condiciones, por lo tanto debe estar equipado con materiales y por medios humanos de manera que pueda conservar sus características sanitarias y de seguridad, tanto para la protección de los pacientes como del personal que en él se encuentra trabajando. Por lo que el centro sanitario y cualquier centro sanitario debe estar preparado para una catástrofe interna.

Objetivos de un plan de emergencias

  • -Desalojar a los ocupantes de los centros siniestrados o mantenerlos en ellos sin que puedan sufrir ningún daño corporal ni ser afectados por el pánico.
  • -Disponer de personal organizado, formado  en las acciones a emprender para el control de las emergencias como incendios, fugas, derrames nocivos, inoculaciones, explosiones…

Implantación de un plan de emergencias

En los centros o actividades para los que no existe reglamentación que obligue a la implantación de un plan de emergencias, esta implantación es siempre exigible técnicamente cuando se trate de las instalaciones en que se dé una grave situación de riesgo, o bien, en las instalaciones en que aún no siendo elevado el nivel de riesgo, si podrían serlo las consecuencias humanas o las materiales que se producirían, como es en el caso de los centros sanitarios.

Las características de los siniestros nos pueden confirmar que este supuesto se da en los edificios y espacios de pública concurrencia, independientemente de la actividad que en ellos se pueda realizar y de su nivel de riesgo intrínseco, ya que un siniestro en este tipo de edificios representa un elevado riesgo de consecuencias graves para las personas que los ocupan.

Para la redacción del plan de emergencias se puede utilizar el modelo que se indica en La Orden de 29.11.1984 del Ministerio del Interior. Protección Civil, su aplicación facilita de forma significativa los pasos a realizar para evaluar el riesgo, redactar e implantar el Plan de Emergencias. La aplicación efectiva de esta cualquier guía debe permitir:

– Conocer los centros y sus instalaciones, la peligrosidad de las zonas de los mismos, los medios de protección de los que se dispone, las carencias existentes según la normativa vigente.

– Garantizar la fiabilidad de los medios de protección y las instalaciones generales.

– Evitar las causas de origen de las emergencias.

– Disponer de personas organizadas y formadas que garanticen rapidez y eficacia en el control de emergencias.

– Tener informados a todos los ocupantes del edificio de cómo deben actuar ante una emergencia.

Además de esta Orden resulta necesario conocer otra legislación que se aplica para la redacción del plan de emergencias, esta puede ser:

  • R.D. 786/2001 Reglamento de seguridad contra incendios en establecimientos industriales: Indica las condiciones de protección contra incendios que deben contar los establecimientos y almacenamientos industriales.
  • NBE-CPI-96 Condiciones de protección contra incendios en los edificios: Indica las condiciones de protección contra incendios que deben contar los establecimientos excluidos los de uso industrial y de almacenamiento.
  • Ordenanza municipal de protección contra incendios: Indica las condiciones de protección contra incendios que deben cumplir los establecimientos que radican en el municipio.
  • R.D. 1942/93 Reglamento de instalaciones de protección contra incendios: Contiene las condiciones que deben cumplir los medios de extinción y detección de incendios.

Clasificación de las emergencias

La elaboración de los planes de actuación se hace teniendo en cuenta algunos aspectos. La clasificación de las emergencias se puede considerar una cuestión de difícil realización en la práctica, debiendo tener en cuenta varios factores, entre otros:

  • Lugar donde se ha producido, teniendo en cuenta si es uno de los de mayor riesgo.
  • Número de personal del que se dispone en el Centro.
  • Número de pacientes que contiene el área.
  • Turno de trabajo en el que se desarrolla.

Las situaciones de emergencia se pueden clasificar en función del tipo de riesgo, de la gravedad y de la ocupación y medios humanos. En función de la gravedad de la emergencia, se puede clasificar en distintos niveles:

  • Conato de emergencia: Situación que puede ser controlada y se soluciona de forma sencilla y rápida por el personal y medios de protección del local, dependencia o del sector.
  • Emergencia parcial: Situación que para ser controlada requiere de la actuación de equipos especiales del sector. No es previsible que afecte a sectores aledaños. Es esa situación de emergencia que no puede ser neutralizada de forma inmediata como un conato y que obliga al personal a solicitar la ayuda del Grupo Permanente con más medios contra incendios y emergencias.
  • Emergencia general: Situación para cuyo control se precisa de todos los equipos y medios de protección propios y la ayuda de medios de socorro y salvamento externos. Generalmente conlleva evacuaciones totales o parciales. Es esa situación de emergencia que supera la capacidad de los medios humanos y materiales contra incendios y emergencias establecidas en la planta industrial y obliga a alterar toda la organización habitual sustituyéndola por otra de emergencia, solicitando ayuda al exterior.
  • Evacuación: Es la situación de emergencia que obliga a evacuar total o parcialmente la planta industrial de forma ordenada y controlada.

En este caso se establecen dos niveles de evacuación: concentración en los puntos de reunión que han sido establecidos y señalizados, y la propia evacuación al exterior del recinto del centro de trabajo.

En función del tipo de riesgo los peligros que pueden suponer una amenaza se clasifican por su origen en: origen técnico, origen natural y origen antrópico. Y por último en función de la ocupación y de los medios humanos se puede clasificar las situaciones de emergencia en diurnas, nocturnas, festivas y vacacionales.

Las distintas emergencias van a requerir de intervención de personas y de medios para garantizar en todo momento:

La alerta, que sea lo más rápida posible, pondrá en acción a los equipos del personal de primera intervención interiores e informará a los equipos del personal interiores y a las ayudas externas.

  • La alarma para evacuación de los ocupantes.
  • La intervención para el control de emergencias.
  • El apoyo para la recepción e información a los servicios de ayuda exterior.

Para lograr que haya una correcta coordinación entre todos los que deben actuar ante una emergencia y poder dar eficacia y fluidez a las órdenes que se darán en el lugar a la activación de las distintas acciones a tomar, se aconseja centralizar en un solo centro de control toda la información y la toma de decisiones durante el desarrollo de una situación de emergencia.

Este centro estará ubicado en un lugar que sea accesible y seguro en el edificio. En el que estarán centralizados los medios de comunicación interior y exterior, números de teléfono importantes, centrales de alarma y en general toda la información necesaria durante una emergencia.

Equipos de emergencia

Estos constituyen el conjunto de personas que están especialmente entrenadas y organizadas para la prevención y actuación de accidentes dentro del ámbito del centro sanitario.

En materia de prevención su misión primordial consiste en evitar la coexistencia de condiciones que puedan originar el siniestro. En materia de protección, hacen uso de los equipos y de las instalaciones previstas a fin de dominar el siniestro o en su defecto poder controlarlo hasta la llegada de ayudas externas, procurando, en todo caso, que el coste de los daños humanos sea nulo o el menor posible.

Para esto, se debe estar informados de la dotación de medios de la que se dispone, formados en su utilización y entrenados a fin de optimizar su eficacia.

Los equipos se denominan en función de las acciones que deban desarrollar sus miembros.

Los grupos de actuación relevantes, aparte de los grupos de dirección de la emergencia, sanitario o asistencial, logístico y de relaciones exteriores son:

  • -Equipo de alarma y evacuación.
  • -Equipos de primeros auxilios.
  • -Equipos de Primera Intervención.
  • -Equipo de Segunda Intervención.

Conclusiones

Según establece la ley de Prevención de Riesgos Laborales, el Personal encargado debe analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias para evitar sus consecuencias, fundamentalmente en relación a los primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores.

El plan de emergencia es la planificación y organización humana para la utilización óptima de los medios técnicos previstos con la finalidad de reducir al mínimo las posibles consecuencias humanas y económicas que pueden derivarse de la situación de emergencia.

Para poder lograr una correcta coordinación entre todos los estamentos actuantes ante una emergencia y dar eficacia y fluidez a las órdenes que dan lugar a la activación de las distintas acciones a tomar, se aconseja centralizar un control para la información.

Por implantación de plan de emergencia se entiende el conjunto de medidas a tomar o secuencia de acciones a realizar para asegurar la eficacia operativa del mismo.